Investigaciones en desarrollo realizadas desde hace años por la universidad de Castilla-La Mancha y el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, han permitido determinar que la aplicación a determinadas dosis de extracto liofilizado de ajo morado, primero en animales de laboratorio, y luego, en pacientes afectados de cáncer de próstata, produce disminuciones importantes de células cancerosas.

Además, los estudios han permitido constatar que el extracto de ajo tiene efecto sobre el crecimiento in-vitro de la bacteria Helicobapter Pylori causante de la úlcera gastroduodenal, y corroborar su incidencia en disminución de la tensión arterial, sus propiedades anticoagulantes, antibióticas y antitumorales. Los estudios también han arrojado resultados sobre sus efectos vasodilatadores y facilitadores del torrente sanguíneo.

Los egipcios ya conocían sus propiedades curativas y para los hindúes y los babilonios, era una planta con propiedades casi milagrosas.